"Hola, qué tal?", tu sonrisa y perdí por goleada